Tres hombres están tomando en un bar hablando sobre lo que habían hecho la noche anterior.

El italiano dice: “Anoche yo le di masajes a mi esposa en todo el cuerpo con un aceite de oliva finísimo, luego; hicimos el amor apasionadamente y la hice gritar durante 5 minutos sin parar”

.
El francés para no quedarse atrás dice: “Anoche yo le di­ masajes a mi mujer en todo el cuerpo con un aceite perfumado afrodisíaco especial y luego hicimos el amor, la hice gritar durante 15 minutos seguidos”

El colombiano dice: “Eso no es nada, anoche yo le di masajes a mi esposa con una mantequilla especial, le acaricie todo el cuerpo , luego hicimo el amor y la hice gritar durante 2 horas seguidas”

El italiano y el francés asombrados le preguntan:
“Dos horas, ¡¡¡que fenómeno!!! ¿Y como hiciste para que gritara durante dos horas seguidas?”

“’Me limpié las manos en las cortinas…”