TETOLOGIA

Pregunta a su padre:
– Papi, ¿cuántos tipos de tetas hay?.
El padre, sorprendido, le responde:
– Mira hijo, las mujeres en su vida tienen 3 tipos de tetas.  Antes de los 20 las tienen como limones, duras y puntiagudas.  Hasta los 40 las tienen como peras, bonitas pero un poco caídas..  Y a partir de los 40 las tienen como las cebollas.
– ¿Cebollas, papi?
– Sí m’hijo, las ves… ¡¡¡y lloras!!!
 
PENOLOGÍA
Una niña le pregunta a su madre:

– Mami, ¿cuántos tipos de penes hay?
La madre, sorprendida, le responde:
– Mira hija, los hombres durante su vida pasan por 3 fases.  Antes de los 29 son como el arbusto del jardín, duros y bien dispuestos. Hasta los 49 son como el roble, fuertes y confiables.  Y a partir de los 50 son como los arbolitos de Navidad.
– ¿Arbolitos de Navidad?
– Sí, mi amor, ¡¡¡con las bolitas de adorno y el palo seco!!!
 
INOCENCIA
– Papá, ¿por qué te casaste con mamá?

– Tú tampoco te lo explicas, ¿verdad, hijo? 
 
CASUALIDAD
– Papá, ¿qué es la telepatía?

– Pues… cuando dos personas piensan la misma cosa a la vez.
– ¿Cómo tú y mamá?
– No, hijo, eso sería casualidad. 
 
MONOS
– Mamá, ¿es verdad que nosotros descendemos de los monos?
– ¡No sé, mi amor.  ¡Tu papá nunca me quiso presentar a su familia!
 
POLLITO
Un turista regresa a su casa con un pollito que le habían regalado de recuerdo.  En el avión, la azafata le explica que no pueden llevar animales, así que el viajero sale, se esconde el pollito en los calzoncillos, vuelve a entrar al avión, se sienta al lado de una monjita y se echa a dormir.  De repente, el pollito saca la cabeza de la entrepierna del hombre; mira tiernamente a la religiosa y emite un ‘pío, pío’. La monjita se alarma y se dirige al hombre:
– Señor, despierte rápido; despierte. Mire usted que yo no entiendo mucho de esto, pero me parece que… ¡¡¡se le rompió un huevo!!!
 
PECADOR
Un tipo va a confesarse:

– Padre, necesito que me ayude, porque he pecado.
– ¿Qué pecado has cometido hijo?
– Ayer, en la playa, le toqué las tetas a mi novia..
– Y dime hijo, ¿se las tocaste por encima del traje de baño o por debajo?
– Por encima, padre.
– ¡Qué huevón que eres! ¡¡¡Si la penitencia es la misma!!!
 
OSO
Un anciano llega al médico para su chequeo de rutina. El doctor le pregunta:

– ¿Cómo se siente?
– Nunca estuve mejor, le responde. Mi novia tiene 18 años, está embarazada y vamos a tener un hijo.
El doctor se queda pensando por un momento y dice:
– Permítame contarle una historia. Un cazador, que nunca se perdía la temporada de caza, salió un día tan apurado de su hogar que se confundió, tomando el paraguas en vez del rifle.  Cuando llegó al bosque, se le apareció un gran oso.  El cazador levantó el paraguas, le apuntó al oso y disparó.  ¿A que no sabe qué pasó?
– No sé, responde el anciano.
– Pues, el oso cayó muerto frente a él, concluye el doctor.
– ¡Imposible!, exclama el anciano, alguien más debe haber disparado…
– A ese punto es donde yo quería llegar, ¡viejo cabrón!

 

 

¿BAILAMOS MI NEGRA?
Comenzó la música, y un borracho que estaba sentado vio a una señora de
negro que estaba sentada al frente suyo. Tambaleante se aproximó y le dijo:
Hic!……Mi Negra ¿me da el placer de este baile?’
No!’
Hic!… ¿Y por qué no?’
La negra contestó: Pues por cuatro motivos:
Primero, porque usted está borracho.
Segundo, porque esto es un velorio.
Tercero porque el Ave María no se baila
Y cuarto, porque ‘mi negra’ será su madre, ‘YO SOY EL CURA’!!!!!